Resignados a una larga guerra por Rafael Poch de Feliu

El conflicto de Ucrania, la demostrada incapacidad de las potencias por resolverlo y su común apuesta por una larga y desastrosa guerra que no parece poder tener vencedores, ofrece a Lula un reto para demostrar su credibilidad a la hora de alcanzar un acuerdo con el respaldo de la verdadera “comunidad internacional” que desde la ONU ha marcado la línea: condena de la invasión rusa y al mismo tiempo oposición a una guerra del hegemonismo occidental que debilite el papel ruso en el equilibrio mundial. Ese debilitamiento tendría consecuencias desastrosas no solo para la potencia nuclear rusa, con los peligros que ello conlleva, sino para todo el sur global en su pulso con el hegemonismo belicista occidental.
Estas son consideraciones que no cuentan en Europa y Estados Unidos, pero que son básicas en América Latina, Asia, África y Oriente Medio. Con una mediación hábil en Ucrania, Lula podría ser el abanderado de los intereses de la mayoría de la población mundial.

Leer más

Reino de España: Consummatum est quaestio por Daniel Raventós, Gustavo Buster, Miguel Salas

“Enfrentamiento sin precedentes”, “Tribunal Constitucional actuando como la tercera cámara”, “Precedente terrible para la soberanía legislativa”, “Cataluña fue el banco de pruebas que ahora se ha extendido a las Cortes españolas”, «¿Crisis definitiva del régimen del 78?», “Impugnación de la soberanía legislativa por parte del Tribunal Constitucional”, son algunas de las muchas formas de calificar la situación de crisis institucional de los últimos días en el Reino de España que estamos viviendo. Sean más o menos ajustadas a la realidad, todas estas calificaciones intentan abordar lo que nos parece indiscutible: una profunda crisis institucional de la que no hay demasiados precedentes.

Leer más

Egos dañados por Judith Butler

Las razones en pro de una asistencia sanitaria concebida a escala nacional nunca han sido más sólidas», escribe Judith Butler en What World is This: A Pandemic Phenomenology. Lo mismo ocurre con los argumentos esgrimidos a favor de una renta universal garantizada. Los ideales socialistas se renuevan y los movimientos para abolir las prisiones y desfinanciar a la policía ya no son «locas» quimeras. ¿Cómo explicar estas nuevas posibilidades para la izquierda? El libro de Butler nunca menciona a Bernie Sanders o a Jeremy Corbyn. En su lugar se concentra en explicar cómo la experiencia de la pandemia ha ampliado nuestra imaginación política al trastornar la noción del «yo confinado».

Leer más

Perú, dos aproximaciones por Salvador López Arnal

Para entender cómo funciona el sistema político peruano se podría usar la metáfora de un escenario teatral. La clase política haría de actores solo aparentes; por detrás y por delante los coros, los dioses que advierten y dirigen. El público sería el pueblo que hace de espectador interesado de una tragicomedia que tiene principio, pero nunca fin. La dirección de la obra es colectiva, me refiero a
los medios de comunicación; ellos quitan y ponen, llevan el ritmo y generan los suspenses y van cambiando el guion según lo que aconsejan unos dioses siempre todopoderosos. El ejercicio es cruel pero muy eficaz. Es la historia de una clase política corrupta, inepta y sin proyecto. Cómo saben muy bien los dioses, la corrupción es el fundamento de la gobernabilidad, el sistema funciona por y desde la corrupción. La dirección colectiva de la obra señala a los corruptos y oculta a los corruptores. La trama es casi perfecta: la oligarquía financiera empresarial corrompe a los políticos y los medios que ellos controlan los denuncian, los denigran. Lo que se transmite al pueblo-espectador es que la política no vale para transformar a la sociedad, que la democracia realmente existente se basa en políticos que tienen intereses propios, que, por naturaleza, son corruptos y que la política es cosa de políticos. No hay salvación en lo colectivo, en lo público. La búsqueda del interés individual nos hará libres y plenos.

Leer más

La deconstrucción del consenso antifascista de posguerra por Rafael Poch de Feliu

Surgido de las ruinas de la Segunda Guerra Mundial, el consenso antifascista de posguerra fue descrito por el historiador Ian Buruma como “la ola de idealismo y de determinación colectiva de construir un mundo más igual, pacífico y seguro”. La izquierda había liderado la resistencia al fascismo, mientras que los conservadores estaban frecuentemente manchados por el colaboracionismo con regímenes fascistas. La democracia social y la creación de la ONU fueron resultado de aquel clima. Su deconstrucción comenzó en los años ochenta con el neoliberalismo de los Reagan y Thatcher que la socialdemocracia fue abrazando paulatinamente. El colapso de aquella mezcla de socialismo y dictadura en el Este de Europa y de la socialdemocracia en el Oeste, hizo emerger concepciones que se creían extinguidas o definitivamente marginalizadas. Hoy están en el centro de la narrativa del establishment, en las
resoluciones de los parlamentos europeos y en la sección de éxitos de nuestras librerías.
Con la inestimable colaboración de la invasión rusa, la guerra de Ucrania está dando un preocupante nuevo impulso al revisionismo histórico y a las más negras tendencias revanchistas.

Leer más

La cotización del dólar puede provocar crisis de deuda en cadena por Juan Torres López

La subida de tipos de interés en Estados Unidos va seguida de una apreciación de su moneda que está reforzando la inflación en el resto del mundo y provocando graves problemas, sobre todo, a las economías ya de por sí más frágiles del planeta.
Como es sabido, la elevada inflación que se registra en Estados Unidos ha llevado a la Reserva Federal a subir los tipos de interés de manera acelerada. La medida está siendo muy controvertida, pues muchos economistas consideramos que las subidas de precios las están provocando causas que no se van a resolver con tipos más altos, mientras que al subir estos se puede producir una recesión de consecuencias quizá peores que la inflación. Pero, con independencia de esto, la política monetaria de la Reserva Federal está produciendo otras consecuencias que pueden ser muy graves en el resto del mundo.

Leer más

Vivienda y alimentación por Albert Recio Andreu

Vivienda y alimentación constituyen dos de los elementos básicos de la vida humana. Su provisión debería situarse entre las preocupaciones centrales de los gobiernos. En las sociedades modernas representan una parte importante del gasto de la gente común y los problemas de una mala alimentación y un acceso inadecuado a la vivienda influyen directamente en la salud de las personas, en su educación, en su socialización .
Enfrentar de cara la crisis habitacional y la alimentaria exige poner en marcha iniciativas muy diversas. Pero estas incluyen, inevitablemente, el cuestionamiento (o la regulación) de derechos de propiedad abusivos; la intervención, regulación o reestructuración del funcionamiento de los mercados; y potentes políticas distributivas o redistributivas que garanticen a todo el mundo un acceso a estos bienes esenciales.

Leer más

Un punto de vista del establishment ruso sobre la guerra de Ucrania por Rafael Poch de Feliu

Para entender la guerra de Ucrania es imprescindible conocer los puntos de vista de todas las partes beligerantes. Comprendemos el del nacionalismo ucraniano defendiendo su país ante la agresión imperial de su vecino y al mismo tiempo imponiendo su identidad a las regiones menos nacionalistas acusadas de “colaboracionismo” con el invasor. Comprendemos también los intereses y el papel de Estados Unidos en esta “guerra por procuración” en la que se trata de derrotar de forma ejemplarizante el desafío militar ruso iniciado en 2014 con la anexión de Crimea. Importantes estrategas y responsables de Washington nos lo han explicado con toda claridad y admiten que se trata de un “precalentamiento a lo que está por venir” contra China (Charles Richard, jefe del Stratcom y uno de los máximos jefes militares de Estados Unidos). Pero comprendemos mucho menos los motivos de Rusia.
Este artículo de Sergei Karaganov, presidente honorario del Consejo ruso de política exterior y de defensa, presenta un punto de vista del establishment ruso sobre el conflicto, vetado de nuestros medios por la censura y el foco unilateral en las tesis atlantistas.

Leer más

Brasil mete la marcha atrás Giovanna Henrique Marcelino

Durante el último medio siglo, las fases históricas de Brasil han engendrado sucesivas generaciones políticas. La radicalización de junio de 2013 fue diferente, sin embargo, de la protagonizada por movimientos como Diretas Já! y Fora Collor!, activos respectivamente durante las décadas de 1980 y 1990 tanto en lo referido a su contexto como a sus resultados. La radicalización de 2013 no encajó en el patrón más amplio de los levantamientos revolucionarios acaecidos en América Latina, ni surgió como respuesta a un gobierno neoliberal. Por el contrario, siguió a una década de gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula da Silva, que combinó la reducción de la pobreza con un amplio proceso de financiarización y el estallido de escándalos de corrupción. Además, este intenso periodo de protestas masivas precedió a un traumático bandazo hacia la derecha de la política del país: primero con el golpe blando contra Dilma Rousseff perpetrado en 2016 y luego con la elección de Jair Bolsonaro en 2018. El proceso de formación generacional se desarrolló, pues, en aguas turbulentas. A diferencia de los anteriores, se vio obligado a lidiar con una confusa dinámica de pivotes y retrocesos ideológicos, que casi diez años después han culminado con el regreso de Lula a la presidencia en esta ocasión en coalición con su otrora rival, Geraldo Alckmin.
¿Cómo podemos interpretar las ambigüedades de este periodo de radicalización? ¿Por qué una rebelión nacional, impulsada sobre todo por jóvenes y sectores populares precarios y enfrentada al establishment político, fue subsumida finalmente por las fuerzas de la reacción? Y, ¿qué relación tiene todo esto con el gobierno entrante del Partido de los Trabajadores (PT)? Mi opinión es que junio de 2013 representó un punto de inflexión en la historia de Brasil durante el cual se agotaron diversas estructuras políticas e ideológicas, pero no surgieron otras nuevas.

Leer más

Después de Sturgeon por Jamie Maxwell

El apoyo a la independencia de Escocia ha pasado del 25 a casi el 50%. La decisión de Sturgeon, dirigente del Partido Nacionalista Escocés, de desmovilizar la campaña por el ‘Sí’ después del referéndum de 2014 y de canalizar sus energías activistas hacia su proyecto de gestión política en el Parlamento escocés ha dejado al SNP con una influencia extraparlamentaria mínima.

Leer más

Brasil transformado por Rodrigo Nunes

La elección más reñida de la historia de Brasil concluyó el 30 de octubre con la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva tras derrotar a Jair Bolsonaro. Quienes acudieron a las urnas sabían que no se trataba de una votación cualquiera. Bolsonaro había hecho todo lo posible para manipular el proceso democrático y amenazó con impugnar cualquier resultado que no fuera de su agrado. Pero Lula, el líder del Partido de los Trabajadores (PT), de 77 años, hizo buen uso de la enorme popularidad que había acumulado durante los años en que había ocupado el poder y superó por un escaso margen a su adversario obteniendo el 50,9 por 100 de los votos frente al 49,1 por 100 cosechado por Bolsonaro. Así, recuperó parte del terreno que el PT había perdido en las elecciones de 2018 y aumentó la cuota de escaños de la izquierda en un parlamento dominado por la derecha. El resultado fue inédito: nunca antes un presidente brasileño había sido elegido para un tercer mandato, ni el presidente en el poder había sido derrotado desde que se introdujo la posibilidad de su reelección

Leer más

Nos toman por idiotas por Rafael Poch de Feliu.

“Fundamentalmente, la gente no quiere guerra, la población debe ser engañada para que consienta, o por lo menos no se oponga a la guerra” , explicaba hace unos años Julian Assange, el periodista que denunció crímenes enormes y lleva por ello diez años recluido y más de mil días aislado en una celda de alta seguridad de tres metros cuadrados, en condiciones que el relator de la ONU en la materia describe como tortura, y pendiente de que le extraditen a Estados Unidos donde le esperan un juicio injusto – porque la ley de espionaje que le acusa impide alegar cualquier consideración sobre los crímenes denunciados y la libertad de información – y 175 años de cárcel. Obviamente, la consideración de Assange es válida para los dos bandos de esta guerra, pero de lo que aquí se habla es del nuestro, del pienso con el que cada día nos alimentan espiritualmente nuestros “informadores”.

Leer más

“El franquismo fue en gran parte una utopía empresarial” por Xavier Domènech

El historiador Xavier Domènech defiende que fue el conflicto de clase lo que permitió la llegada de la democracia. Una afirmación a contracorriente de las lecturas que sitúan el consenso como motor de la transición política.
Cuando se pregunta en 1983 en el Centro de Investigación Sociológicas quién ha llevado la democratización a España, es una minoría la que considera que ha sido la monarquía o las élites políticas, y una mayoría considera que han sido los movimientos sociales y, dentro de los movimientos sociales, el movimiento obrero. Si miras esa encuesta ves que es transversal ideológicamente: esa opinión no sólo se concentra en la izquierda, sino que también se extiende a la derecha. Eso es en el 83. Si esto lo preguntas ahora, veríamos que ha cambiado, no tanto, pero ha cambiado. Y eso tiene que ver con la construcción del mito y la narrativa de la Transición: es consecuencia del proceso de cambio político, del reforzamiento de las élites políticas por encima de los movimientos sociales y, por tanto, de los actores políticos. Para empezar, de la monarquía, que era muy débil en el momento de la Transición, estaba muy cuestionada y no sólo cuestionada por los movimientos antifranquistas también por el propio régimen franquista Eso que son cuestionada por los movimientos antifranquistas, también por el propio régimen franquista. Eso que son consecuencias del proceso político: la idea de consenso, el centrismo como factor democratizador y moderador, se convierten gracias al mito de la Transición, en causas. Y eso trata de reforzar, evidentemente a las instituciones en el presente. Se lanza la idea de que el conflicto es algo que pone en peligro la libertad cuando lo que intento explicar es que precisamente es el conflicto lo que lleva a la libertad.

Leer más